Crónica del Rally Sierra Morena 2016 – Esteban Vallín

Thunderstruck!

Crónica del Rally Sierra Morena 2016 – Esteban Vallín

El determinismo musical es una campo fascinante. Hasta qué punto nuestros sentimientos en un momento dado encuentran reflejo en una música determinada, o bien al contrario, cómo una música puede determinar nuestra actitud ante algo.

Realmente es una disertación que no nos lleva a nada. Es darle vueltas a si fue antes el huevo o la gallina. Nunca encontraremos respuesta. Pero lo que sí tengo claro, como ya os conté en alguna ocasión, es que hay momentos y sensaciones que provocan un inmediato reflejo en mi cabeza en forma de una melodía o canción. Pero, obviamente, en este Sierra Morena no hubo sitio para el Blues.

No os engaño, la idea de Borja y mía antes de empezar el rally era muy clara: Intentar dar en los tramos de la mañana un puñetazo encima de la mesa que nos permitiera liderar el rally y afrontar la tarde con un poco de renta. No sé la razón, pero tenía la seguridad de que en esta prueba podríamos hacerlo. Y tras probar el coche en el shakedown con los nuevos reglajes aún más, el coche, ahora sí, iba fantástico. El primer tramo no salió como yo quería, no acabé de conducir bien, no iba haciendo las trazadas correctas, no fue mi mejor tramo, quizá el sueño, quizá el hacerlo de noche, quizá nada, quizá todo. Pero esperaba hacerlo mejor. Aún así, hicimos scratch. Scratch sí, pero poco. Aún no había música.

Pero llegó el albor, y con él amaneció también mi determinación de rodar al ritmo que, creo, deberíamos hacerlo. Posadas 1 marcó el inicio, y en meta por fin empezó a sonar música. Antes aún de saber los tiempos de los rivales comencé a escuchar el Riff de guitarra del gran Angus Young que da comienzo a Thunderstruck, sin duda uno de los temas más famosos de Ac Dc, y si me apuráis, de la historia del Hard Rock. Mientras nos quitábamos los cascos y avanzábamos por el enlace seguía escuchando las manos de Angus subiendo y bajando por los trastes del mástil de la Gibson Sg a velocidad de vértigo, tal cual trato de imitar en casa cuando me pongo a jugar con mis Fender. Y en el momento de recibir el wassap con los tiempos del resto de R2 se escuchó en el coche los primeros y contundentes golpes de percusión del temazo de los Australianos. SI, ahora sí. Ese era el tiempo que quería marcar. Y claro, la traducción de thunderstruck es exactamente como me gusta que queden los rivales al ver nuestros tiempos. Jaja. Obviamente se consigue pocas veces, a veces somos nosotros los que nos quedamos perplejos, pero en la capital del califato nos tocaba a nosotros tocar hard rock.

A partir de ahí todo fue rodado. Las segundas pasadas de la mañana nos permitieron despegarnos más de lo que esperábamos de nuestros incisivos compañeros de equipo y aventuras, que nos secundaban cómodamente una vez que a Manuel el coche le empezó a amargar el rally.

Con una renta grande sobre Pani y Javi, y yendo ellos en cabeza de Junior con ventaja, estaba claro que por la tarde tocaba no correr. Y no corrimos. Pasamos los tramos y llegamos a la ciudad de los Patios como ganadores. Por fin. 10 meses después de la última victoria, Ourense 2015. Ya tocaba. Por nuestro equipo, por nuestra marca, por Borja, y por mí, por cabezón, jaja.

10 meses en los que ni Borja ni el equipo dudaron ni un momento que volveríamos. Convicción y fe que, sin duda, me animaron a seguir trabajando. Cada vez más duro. Y justo ahora es momento de recordar el por qué de tanto trabajo: porque alguien se acordó de mí, y en el momento más bajo de 2015 me llamó y me convenció para empezar a trabajar de nuevo en todo lo que ya dábamos como aprendido y válido, demostrándome nuevamente algo que ya sabía: nunca se debe dejar de aprender, y siempre hay alguien que sabe más que tu. Gracias David Nafría. Gracias por tus consejos y tus clases, y gracias por llevarnos de la mano a conocer al maestro Caneva, que es a los pilotos de rallys como Yoda a los Caballeros Jedi, y que ha conseguido que disfrute de cada tramo como hace mucho no recordaba. Un lujo total contar con ellos.

Acabado el rally, ganadores, líderes ahora del Campeonato de R2, esperando la entrega de Trofeos en el paseo de Córdoba, y mientras Mr. Montgomery comenzaba el speach de la entrega de premios, por megafonía no sonaba Reaggetón, no. Sonaba Ac Dc!! Thunderstruck!!! jajaja Os lo podéis creer???

Próxima parada Ferrol. Qué nos esperará? Por mi parte sé lo que voy a intentar… más Rock and Roll!!

Un saludo Racing
Esteban Vallín